Jugador Total (I parte) - Campus Javi Martínez

Jugador Total (I parte)

Jugador Total (I parte)

Viajando por los campos regionales de fútbol podemos fijarnos en muchos jugadores: unos lo hacen ante el defensa poderoso y jerárquico, otros ante el del pase definitivo y más creativo, la mayoría ante el delantero goleador. En la etapa de formación de los niños, muchos empiezan siendo centrales o delanteros y cuando juegan en categorías nacionales, 10, 15 o 20 años más tarde, siguen jugando de lo mismo. Ni uno sólo de sus entrenadores y formadores se ha planteado por un instante modificarle las estructuras mentales a ese chaval y convertirlo en un jugador de fútbol total. Alguien capaz de entender el partido en cada una de las parcelas del terreno de juego.

Un jugador que interioriza el fútbol es alguien capaz de jugar ‘desde arriba’. Un jugador que se eleva y sabe el momento de meter el pase, superar una línea de presión, hacer un desborde o simplemente de hacer una falta. A lo largo de la historia, grandes jugadores han sabido qué hacer en cada momento y en distintas posiciones del campo: Di Stéfano, Sócrates, Gullit o Iniesta. Del jugador manchego dijo un día Menotti que si le “pusieran de lateral derecho, seguiría siendo el mejor”.

Javi Martínez pudo experimentar esa situación en su carrera con Marcelo Bielsa de manera permanente o con Vicente Del Bosque de forma más puntual. Ahora con Pep Guardiola sigue por la misma línea de perfeccionamiento de su fútbol. Javi disputó el otro día frente al Hertha el primer partido de fútbol completo, 90 minutos, desde que volviera. Comenzó de central para sacar esa pelota que tanto demanda Pep y a los 20 minutos pasó al medio. El equipo necesitaba un jugador capaz de romper líneas de pase. Dio una lección: varias asistencias, una de gol, y al final del encuentro el entrenador catalán lo volvió a colocar de pareja de Benatia en el centro de la zaga.

Javi, a sus 27 años, está alcanzando una madurez que le permite reconocer en cada momento qué, por qué y para qué le coloca el entrenador en esa posición. Si es de central será el encargado de iniciar la jugada, seguramente siendo un jugador que conduciendo por sorpresa pueda mover defensores; si es medio centro deberá no perder balones en la salida y distribuir con facilidad; si le toca ser interior deberá dar pases definitivos y romper líneas de pase; si le colocan de media punta o delantero será para utilizar el uno contra uno y el disparo en el primer caso o el físico y su buen remate de cabeza en el segundo. Y todo esto en una sola temporada, o en un solo partido.